Teniente de Fuerza Naval condenado a 15 años de prisión por homicidio de infante de marina


Por: ; octubre 19, 2018

La Unión. El Teniente de Corbeta, Rubén Ernesto Jiménez Pacheco, estará en prisión sus próximos 15 años, por haber sido declarado responsable del Homicidio Simple, en perjuicio del infante de marina, José Osmar Monteagudo Argueta, de 24 años; aseguró el Fiscal del caso de la Unidad de Vida de la oficina de La Unión.

Además, fue sentenciado a pagar a los familiares de la víctima $5,000.00, en concepto de responsabilidad civil.

La representación fiscal demostró con diferentes pruebas en el juicio, en el Juzgado de Sentencia de La Unión, que el militar de la marina actuó con dolo, al permitir que la víctima se ahogara en el desarrollo de una práctica extrema en un curso de adiestramiento, en la piscina de la base naval de La Unión, y no permitir que saliera del agua ni que fuera auxiliado.

Monteagudo Argueta, se asfixió en el agua el 25 de septiembre de 2017, a las 6:30 de la mañana, en la piscina del Centro de Estudios e Instrucción Militar, CEIM, ubicada al interior de la base naval de La Unión, cuando se desarrollaba un Curso de Adiestramiento Básico de Infantería de Marina.

La víctima, fue obligado a permanecer en el agua cuando se encontraba exhausto, incluso uno de los instructores militares le lanzó un “Nudo”, una especie de flotador, para que pudiera sobrevivir, pero el Teniente le ordenó al Cabo, William Obdulio Silva Rivas, que se lo quitara y lo obligará a unirse al grupo que se mantenía en el agua.

Silva Rivas, también fue procesado y juzgado por el mismo delito, pero el juez de sentencia lo absolvió porque consideró que solo recibía órdenes.

Sin embargo, según las investigaciones fiscales, cuando el infante llegó a la orilla de la piscina para salirse fue lanzado nuevamente, pese a los signos de debilidad y, el cabo, le aplicó lo que en la práctica militar se conoce como “Ahogue”, que consiste en sumergir la cabeza en el agua por varios segundos.

El infante dejó de nadar y de desvaneció en el agua, lo que obligó a uno de los instructores militares a sacarlo de la piscina, y darle los primeros auxilios, incluso llamaron al enfermero de la base naval, quien manifestó que los signos vitales estaban muy débiles, y que los trasladaran al hospital.

Además, hay antecedentes que Monteagudo Argueta, fue sometido constantemente a exigencias físicas fuertes y que lo auxiliaron en varias ocasiones con el “Nudo”, e incluso en una ocasión se desmayó.