Joven que quemó a su hermana con gasolina es declarado enajenado mental y es enviado 30 años al hospital

Litzardo Rivas; julio 23, 2018

San Francisco Gotera, Morazán. Luis Alberto Hernández Posada, de 21 años, que roció de gasolina y le prendió fuego a su hermana, y que falleció por quemaduras de segundo y tercer grado, en un 50 por ciento de su cuerpo; fue declarado enajenado mental, es decir, que no tienen la capacidad de razonar entre lo que es lícito e ilícito, por lo que fue condenado a 30 años de internamiento en el hospital nacional psiquiátrico.

El imputado enfrentó hoy por la mañana el juicio en el Juzgado de Sentencia de San Francisco Gotera, donde la Fiscal del caso de la Unidad de Solución Temprana, UST, de Morazán; estableció a través de un peritaje de un médico psiquiatra, que Hernández Posada, padece de esquizofrenia crónica, por lo tanto, la ley lo exime de responsabilidad penal por falta de juicio.

Ante dicha circunstancia el Juez ordenó 30 años de internamiento, en un centro de asistencia médica.

El 7 de diciembre de 2017, a las 11:30 de la mañana, la hermana del imputado, Graciela Margarita Posada Hernández, de 21 años, se disponía entrar a la casa, por el patio trasero, cuando repentinamente, Luis Alberto, le dijo “te voy a quemar… porque vos estorbas”, le roció gasolina y le tiró un fósforo.

Graciela Margarita fue auxiliada por sus familiares y trasladada al hospital nacional de San Miguel, donde falleció seis días después, el 13 de diciembre.

La causa de muerte, según la autopsia, fue sepsis secundaria a quemaduras de segundo y tercer grado, en un 50 por ciento de su cuerpo.

Ver más notas de:

MÁS NOTAS DE INTERÉS