Fiscalía General de la República logra primer precedente de éxito regional, con condenas de 15 a 30 años en contra de una estructura dedicada a la Trata de Personas


Por: ; mayo 17, 2019

Es la primer condena a nivel centroamericano que se registra para castigar el delito de Trata de Personas, principalmente, bajo la modalidad del matrimonio forzado.

Fiscales de la Unidad Especializada de Delitos de Tráfico Ilegal de Personas lograron este viernes que un juez aplique severas condenas en contra de siete personas acusadas de conformar una estructura conocida como “Viudas Negras”, la cual forzaba a mujeres a conformar matrimonios, para luego asesinar a sus esposos, con el objeto de cobrar los seguros de vida.

El fallo del Juez Especializado de Sentencia “A” de San Salvador fue aleccionador. Sentenció penas de entre 15 a 30 años de prisión a los  imputados Esmeralda Aravel Flores Acosta, Karla Jennifer Flores Acosta, María Cristina Flores de Cruz, Isabel Melgar Dueñas, Wilber Javier Cáceres, Roberto Omar Álvarez y Franklin Vladimir López.

El Juzgador, en una amplia exposición sobre los criterios y la teoría del delito, dijo que su fallo se basó en los elementos de prueba presentados por la Fiscalía, los cuales demostraron la participación de forma individual y plural. “El delito de Trata es permanente en el tiempo y los tratadistas sostienen que este es una de las formas de esclavitud en la edad moderna. Acá han tenido participación en grado de coautores”, sostuvo el aplicador de justicia.

Tras declararlos culpables, determinó que las condenas de 30 años de cárcel son para Esmeralda Aravel Flores Acosta y Wílber Javier Cáceres, considerados como los cabecillas de la estructura. Mientras que Roberto Omar Álvarez y Franklin Vladimir López, deben purgar 25 años. Por su parte, Karla Jennifer Flores Acosta, María Cristina Flores de Cruz e Isabel Melgar Dueñas, fueron sentenciadas a penas de 15 años de prisión, cada una.

Esta condena es un precedente en el área centroamericana, debido a que se castiga por primera vez el delito de Trata, principalmente, bajo la modalidad del matrimonio forzado. “Este es un claro mensaje para los tratantes. Se les demuestra que tenemos una legislación especial que castiga severamente el delito de Trata y que continuaremos investigando y combatiendo este tipo de flagelo”, dijo la Jefa de esa Unidad Fiscal, Violeta Olivares.

Por su parte, una de la fiscales del caso argumentó: “El juez valoró toda la prueba que se incorporó durante el juicio, así como los testimonios de las víctimas y concluyó que, en efecto se demostró, por parte del ente fiscal, la participación delincuencial de los siete imputados. Se han logrado condenas muy altas”, dijo.

Según la investigación, Esmeralda Acosta era la cabecilla de la agrupación que obligaba a mujeres a casarse con hombres, quienes eran asesinados por pandilleros para obtener los beneficios económicos al cobrar los seguros de vida. Además, Aravel Flores ofrecía trabajos de doméstica a las victimas denominadas “Mónica” y “Mateo”.

En la red, Flores Acosta ordenaba a miembros de una pandilla cometer los homicidios de los esposos de las dos víctimas, para luego obligar a las viudas a cobrar el seguro y entregárselo a la misma agrupación.

Finalmente, estos mismos imputados y tres más, se encuentran en la espera de enfrentar un segundo proceso en el cual hay otras dos víctimas, y actualmente está por llevarse a cabo la audiencia preliminar en el Juzgado Especializado de Instrucción “C” de San Salvador.

Esta nota ha sido leída veces