Estructura de la pandilla 18 condenada a pena de 65 años de prisión por nueve casos de homicidios, incluido un policía


Por: ; febrero 25, 2019

Cojutepeque, Cuscatlán. Miembros de una estructura de la pandilla 18, que operaba en varios cantones del municipio de Tenancingo, en el departamento de Cuscatlán; recibieron penas de prisión entre los 65, 45 y 36 años, por nueve casos de  homicidios, entre ellos, el de un agente policial, cuyo cadáver aún continúa desaparecido.

Los Fiscales de la Unidad de Vida de la oficina de Cojutepeque, procesaron a 37 pandilleros por seis homicidios agravados y tres privaciones de libertad, así como por agrupaciones ilícitas, pero el juez del Tribunal Especializado de Sentencia “B” de San Salvador, consideró que, con la prueba vertida en el juicio, las privaciones de libertad pasarán a Homicidio Agravado.

Entre, los casos de privación estaba el del agente policial, Vidal Hernández Alvarenga, que fue interceptado y lesionado con armas blancas, por un grupo de terroristas en el año 2015, en el cantón Rosario Tablón, del municipio de Tenancingo, pero su cadáver no ha sido localizado.

Con la evidencia presentada por el fiscal del caso, de quiénes participaron en esta acción criminal, más las inspecciones en el lugar y la prueba testimonial, el juez condenó a los pandilleros Gerson Jhonatan Gómez Martínez y Pedro Ángel Gavarrete Recinos, a 65 años de cárcel, cada uno, por su coautoría en el homicidio contra el agente policial y otros dos crímenes.

También, Miguel Ángel Hernández Rico, Luis Enrique Mejía López y José Mauricio Chacón Martínez; purgarán una pena de 45 años, cada uno, por participar en otros asesinatos y por agrupaciones ilícitas.

Mientras, que Milton Bladimir Valle Mejía, estará en prisión sus próximos 36 años, por homicidio y agrupaciones ilícitas.

Nelson Antonio Vanegas Granadiño, considerado palabrero del grupo terrorista, fue sentenciado a nueve años por agrupaciones ilícitas.

Otros pandilleros que operaban en el casco urbano de Tenancingo, y los cantones Corral Viejo, María Auxiliadora, Rosario Tablón, Suchitoto y Santa Cruz Michapa fueron condenados a 13 años con cuatro meses.