Sargento de la PNC enviado a prisión por homicidio y lesiones

Litzardo Rivas; septiembre 19, 2017

San Vicente. El sargento de la Policía Nacional Civil, José Mario Rivera Hernández, de 44 años, se mantendrá tras las rejas de una prisión, mientras dure el proceso penal en su contra, por el delito de Homicidio Agravado, en contra de Ismael Antonio Palacios Cortez.

En la Audiencia Inicial esta mañana en el Juzgado Primero de Paz, el Fiscal del caso de la Unidad de Vida de la oficina de San Vicente, ofreció suficientes elementos de probabilidad de que el sargento participó en el crimen de Palacios Cortez, el 27 de abril de 2016, en el caserío La Galera, del cantón San Francisco Chamoco.

De acuerdo a la denuncia, un grupo de tres sujetos vistiendo uniformes oscuros y gorros navarone, llegaron a la casa de la víctima, aproximadamente a las 12:20 de la noche, y a nombre de la policía exigieron que abrieran la puerta, dándole también patadas.

Tras someter a las dos personas, que estaban en la casa, uno de los sujetos esposo a Palacios Cortez, y lo sacaron de la vivienda.

Sin embargo, el testigo que estaba dentro de la casa se levantó y tras seguirlos pudo observar que uno de los malhechores se levantó el gorro y lo identificó como Rivera Hernández.

El sargento que fue capturado con una orden administrativa girada por la FGR el pasado 15 de Septiembre, estuvo destacado en la División de la Policía Rural y actualmente se desempeñaba en la Unidad de Servicios Externos de las bartolinas de la PNC de San Vicente.

Juicio por Lesiones Graves Agravadas

También, el próximo seis de octubre el imputado, enfrentará un juicio por el delito de Lesiones Graves Agravadas, al golpear y fracturar el brazo izquierdo a una mujer en un procedimiento policial, al hacer uso excesivo de la fuerza.

La víctima, según la denuncia fue golpeada por un grupo de policías, entre ellos, el sargento cuando realizaban un procedimiento policial el 19 de abril de 2015, aproximadamente a las 7:30 de la noche, en una tienda del caserío Río Frío, del cantón Parras Lempa de San Vicente.

Los agentes obligaron a la víctima y a otra mujer a salir de una tienda en la que laboran, y le exigieron una navaja, a lo que la fémina le contestó que no portaba nada, y, sino, que la revisarán, por lo que recibió un golpe con la culata del fusil.

Además, según la denuncia la golpearon en diferentes partes del cuerpo y la trasladaron al puesto de la Policía Rural, donde siguieron las agresiones físicas y le rociaron gas pimienta, acusandola del delito de resistencia.

La sede Fiscal de San Vicente investiga otras siete denuncias más contra el sargento policial.

 

Ver más notas de:

MÁS NOTAS DE INTERÉS