Por extorsionar en Apopa y en Antiguo Cuscatlán, un adulto fue enviado a prisión y un menor recibió medidas de internamiento


Por: ; febrero 20, 2019

La Unidad Especializada Antiextorsiones, dio a conocer dos fallos, en los cuales las personas vinculadas a delitos de ese tipo, recibieron las respectivas penas privativas de libertad. Una de ellas, es un adolescente que delinquía en Antiguo Cuscatlán y el otro, un adulto que operaba en Apopa.

El reporte describe que el primero de los procesos fue desarrollado en contra de José Alfredo Orellana Guevara, a quien se le acusó por el delito de Extorsión Agravada, en perjuicio de la víctima con clave «3927».

El fiscal responsable del caso, expuso ante el Tribunal Tercero de Sentencia de esta ciudad, una serie de elementos que de manera directa establecieron la participación del delincuente en una extorsión, que cometió en el municipio de Apopa. Por medio de llamadas y mensajes al celular, amenazó a su víctima para que le entregara US$1,000.00, y para recibir el dinero fijó dos centros comerciales de esa zona.

Mediante un dispositivo controlado, los investigadores lograron su captura de forma flagrante el 30 de abril de 2018.

El juez lo declaró culpable y ahora deberá cumplir 15 años en prisión.

El segundo proceso fue aperturado en contra de Noé A., quien fue llevado a la vista de la causa, es decir, la última etapa del proceso contra menores en conflicto con la ley, bajo acusación del delito de Extorsión.

Con los elementos de prueba, el fiscal estableció la actuación ilícita del joven en por lo menos tres veces en contra de la víctima protegida con clave “Golfo”, a quien le venían exigiendo US$150.00 en efectivo mensualmente.

El adolescente, junto a otros cuatro adultos que ya purgan penas de prisión, llegaba hasta el establecimiento comercial de la persona ofendida en Antiguo Cuscatlán, a exigirle el dinero. Le decían que era territorio bajo dominio de la Pandilla 18, y así era como lograban que les entregara la exigencia.

Al concluir la audiencia, el juzgador declaró la responsabilidad y le impuso 10 años de internamiento.

 

Esta nota ha sido leída veces