Palabrero de la pandilla 18 es condenado a 40 años de cárcel por homicidio en Ilobasco

Arturo Villeda; julio 25, 2016

dos capturados 1

Ilobasco. El palabrero de la pandilla 18, que operaba en el municipio de Ilobasco, departamento de Cabañas, Walter Adonay Tovar Ángel, alias “grifo” de 22 años, junto a Omar Antonio Rivas Veliz, de 21 años; fueron condenados a 40 años de cárcel, por el delito de Homicidio Agravado, en perjuicio de dos personas a quienes asesinaron en mayo de 2014, informó la jefe de la oficina Fiscal de esta jurisdicción, Raquel Campos.

El Fiscal del caso de la Unidad de Vida de la oficina de Ilobasco, demostró en la audiencia de vista pública, desarrollada en el Juzgado Sentencia Sensuntepeque, pero realizada en el Centro Judicial Isidro Menéndez de San Salvador, bajo la modalidad de Video conferencia, que los dos terroristas, participaron en el doble homicidio José Evelio Quintanilla Martínez, de 47 años de edad, y de Merlín Emilio García Vásquez, de 23 años, motorista y cobrados, respectivamente, de pick up de transporte de pasajeros.

Ambas víctimas fueron atacadas el 29 de mayo de 2014, a las 7:45 de la mañana, la altura del Kilómetro 48 de la carretera que de Ilobasco, conduce a San Salvador, en el lugar conocido como desvió a Tejutepeque, de la Jurisdicción de Ilobasco, cuando realizaban un viaje entre las ciudad de Ilobasco y San Rafael Cedros; fueron atacados por los dos imputados, en momentos que realizaba parada  en el lugar antes mencionado.

Según la declaración de un testigo que goza de régimen de protección, cuando el pick up se detuvo, él escucho unos disparos, y al ver hacia atrás, observa a un sujeto de aspecto joven,  que en el curso de la investigación se identifica como Omar Antonio Rivas Veliz, quien portaba una pistola y corría sobre la carretera, detrás del cobrador del camioncito, disparándole y ve que el cobrador cae sobre la carretera.

También presencia, cuando se sube al pick up un segundo sujeto, con un arma de fuego, que se individualizo como Walter Adonay Tovar Ángel, alias “grifo”, quien sin mediar palabra le disparaba al motorista del camioncito, por la parte de atrás de la cabina, ante lo cual el testigo se baja del vehículo buscando donde resguardarse para que los sujetos no le fueran hacer nada a él, escucha más disparos y además los observa que los  sujetos salen corriendo sobre la carretera con dirección hacia San Rafael Cedros.

Ver más notas de:

MÁS NOTAS DE INTERÉS