FGR Mejicanos logra condena de 25 años de cárcel contra padrastro por el homicidio de un niño |

FGR Mejicanos logra condena de 25 años de cárcel contra padrastro por el homicidio de un niño

Arturo Villeda; abril 21, 2017

Mejicanos. La oficina Fiscal de Mejicanos, a través de su Unidad de Vida e Integridad Física, logró la condena de Alvaro Antonio Ramírez Lico, a 23 años de prisión, por el  delito de Homicidio Agravado, en perjuicio de su hijastro Jefferson Enrique Cruz Salazar, ocurrido en abril de 2016, explicó el jefe de la unidad, Ana Hernández.

La vista pública que tuvo lugar en el Tribunal Segundo de Sentencia de San Salvador, contra Ramírez Lico, para lo cual la Fiscal del caso aporto la prueba  documental, pericial y además de contar con la declaración de la madre de la víctima, quien manifestó que por motivos de trabajo se veía en la necesidad de dejar a su hijo al cuido de su compañero de vida.

Ante la evidencia presentada el juez condeno al padrastro del menor, a una pena de 25 años de cárcel, por Homicidio Agravado, delito previsto y sancionado en los artículos 128, 129 del código penal.

Según la relación de los hechos este ocurrió el 16 de abril de 2016, en La urbanización Lirios del Norte 4, del municipio de Cuscatancingo, en el departamento de San Salvador, desde donde fue trasladado a la clínica Municipal de San Luis Mariona, donde agentes del departamento de investigaciones de la Policía Nacional de Ciudad Delgado, procede a realizar Inspección Ocular policial por el delito de sobre averiguar en ese momento.

Según Álvaro Antonio Ramírez Lico, padrastro del niño y persona que se encontraba a cargo del cuido del niño, él se había caído de un huacal con agua y lo traslado hacia un centro asistencial, falleciendo en el camino; resultando que al practicarle autopsia al niño, esta arroja que la causa de muerte del menor, es trauma cerrado de abdomen, producido por golpe contuso.

Asimismo, dentro de las diligencias de investigación se cuenta con entrevista de la madre de la víctima, quien refiere que por motivos de trabajo ella dejaba a su hijo a cargo de su compañero de vida; concluyéndose con ello, que lo que decía el padrastro no había sucedido y que había sido golpeado por éste.

Ver más notas de:

MÁS NOTAS DE INTERÉS