Dos Hermanos condenados por Robo Agravado Tentado en Ahuachapán

Soledad Menjivar; julio 20, 2017

Ahuachapán. Wilber Jonathan Morales Recinos, alias “Mollete”, de 23 años de edad y Moisés Isaac Morales Recinos, de 20 años de edad, fueron condenados a cuatro años de prisión, después de que un tribunal los declarara culpables del delito de Robo Agravado Tentado, en perjuicio de dos personas que gozan de régimen de protección de víctimas y testigos clave “Marzo Uno” y “Marzo Dos”.

Explicó Cristobal Hernández, Jefe de la oficina Fiscal de Ahuachapán, que los imputados Morales Recinos, son dos hermanos quienes son reconocidos pandilleros de la 18 que operan en la ciudad de Atiquizaya y sus alrededores.

La vista pública se desarrolló en el Juzgado Primero de Paz de Atiquizaya, donde el fiscal asignado al caso, presentó pruebas de tipo documental, pericial y principalmente el testimonio de las víctimas protegidas “Marzo Uno” y “Marzo Dos”. Al  finalizar, el juez dio valides a las pruebas presentadas, encontrando a los imputados culpables del delito de Robo Agravado Tentado, imponiéndoles una condena de cuatro años de prisión para cada uno.

Los hechos sucedieron el 10 de marzo de 2017, sobre la carretera Panamericana a la altura de la Colonia San Francisco, del Cantón Izcaquilío, en la jurisdicción de Atiquizaya, cuando dos personas hacen señales a una patrulla de la Policía Nacional Civil, observando los agentes a una persona tirada en el suelo.

Informando estas personas que tres desconocidos, momentos antes les habían robado dos teléfonos celulares y la cantidad de 50 dólares, que los sujetos andaban navaja con las que los amenazaron y al observar el carro patrulla, dijeron “ahí viene la jura” y salieron corriendo. Que el sujeto que tenían en el suelo, ellos lograron ponerle zancadilla, cae al suelo soltando la navaja, los otros dos sujetos lo dejan solo  y se dieron a la fuga.

Los agentes proceden a realizar la búsqueda de los dos sujetos y logrando localizar a uno de los que habían huido del lugar del hecho, al cual le realizan una requisa, y encentraron un teléfono celular y una navaja; posteriormente lo trasladan lugar donde tenían el otro sujeto, a quien también le encontraron un teléfono celular valorado en 200 dólares. Los sujetos fueron reconocidos por las víctimas y testigos, siendo detenidos en el término de la flagrancia.

Ver más notas de:

MÁS NOTAS DE INTERÉS