Condenan a sujeto a cuatro años de cárcel por el delito de Estupro en Tonacatepeque

Arturo Villeda; junio 6, 2017

Apopa. La Unidad Delitos Relativos a la Niñez, Adolescencia y la Mujer en su Relación Familiar de la oficina fiscal de Apopa, logró sentencia condenatoria de cuatro años de prisión, más el pago de 500 dólares en concepto de responsabilidad civil, contra Javier Eduardo Marroquín Mejía, luego de ser declarado culpable por el delito de Estupro, en perjuicio de una adolescente de 17 años de edad, explicó la jefe de la Unidad, Blanca Amaya.

Según detalla la jefe fiscal el delito que se le imputa a Javier Eduardo Marroquín Mejía, es Estupro, previsto y sancionado en el artículo 164, en perjuicio de una adolescente de 17 años, por lo que fue condenado por el Juzgado tercero de Sentencia de San Salvador, a una pena de cuatro años de prisión, y el pago de 500 dólares en concepto de responsabilidad civil.

La declaración de la adolescente, detalla que ella conoció al imputado desde finales del mes enero de 2016, que desde esa  fechas el le decía que se quería acompañar con ella para formar una familia; pero fue en mayo de ese mismo año, que él fue contratado por su abuela materna, para que realizara unos trabajos de reparación un su casa, y fue ahí donde aprovechando que su abuelita no se encontraba, para acercarse, besarla  y sostener relaciones sexuales con ella.

Una semana después, el imputado aún continuaba trabajando en la casa de sus abuela, y con engaños hizo que la señora saliera a comprar comida para él, tiempo que utilizó para volver a mantener relaciones con ella; después de esa fecha le pidio a ella, que se dirigiera a una dirección en San Bartolo, pero como no conocía, quedaron de encontrarse en una gasolinera, donde llegó otro señor por ella, y la llevó a la casa de Marroquín Mejía, donde paso la noche.

El siguiente día fueron en busca de un sacerdote cerca del Zoológico, con la intención de que los casara, pero él llamó por teléfono a la abuela de la adolescente, quien le manifestó que no los casara; luego Marroquín le pido a la víctima que le marcara a su madre biológica que vive en Estados Unidos, y que le pidiera 800 dólares, quien también se negó a la boda, y a la vez; le dijo que la policía la buscaba ya que su abuela había hecho la denuncia.

Posteriormente se hicieron presentes a la casa del imputado, unos agentes de la Policía Nacional Civil, quienes procedieron a la captura en flagrancia de Javier Eduardo Marroquín Mejía, en flagrancia el 27 de julio de 2016, por el delito antes expuesto.

Ver más notas de:

MÁS NOTAS DE INTERÉS