Condenan dos agentes del 911 de Soyapango por cohecho propio

Arturo Villeda; septiembre 13, 2017

Soyapango. Fiscales de la Unidad de Patrimonio ¨Privado y Propiedad Intelectual de la oficina de Soyapango, demostraron  que dos agentes de la PNC destacados en el Sistema de Emergencia 911 de esta jurisdicción, habían cometido el delito de Cohecho  Propio, en perjuicio de la víctima, un médico de profesión, en el mes de noviembre de 2016, explicó el jefe Gladis Flores.

La jefe Fiscal identifico a los dos agentes como Carlos Omar Hernández Vásquez y Ovidio Gerardo Rosales; quienes le exigieron a su víctima la cantidad de 300 dólares, a cambio de no llamar a un canal de televisión para que lo expusiera públicamente, luego de haber sido encontrado junto a su compañera de vida, estacionados sobre la carretera de Oro, a la altura del polideportivo España de Soyapango, en una situación comprometedora.

Según la declaración de la víctima, el 30 de noviembre de 2016, alrededor de las 7:00 de la noche, él estaba estacionado sobre el carril interno de la Carretera de Oro con rumbo al poniente, frente al polideportivo España, donde estaba conversar con su compañera de vida, quedándose como unos quince minutos dentro del vehículo y al calor de los besos ambos se quitaron la camisa, posteriormente aparecieron los dos agentes de la PNC, uno de ellos golpeó el automotor, la víctima bajó el vidrio de la ventana del carro y el policía le preguntó si andaba armado, respondiendo la víctima que no y que era médico y que trabajaba en el Seguro Social.

Luego lo bajaron del vehículo, y comenzaron a intimidarlo, diciéndole que si era médico mínimo ganaba 1,200 dólares, mientras el otro agente hablaba supuestamente a un canal de televisión, diciendo que les tenía una buena noticia, y le decía al otro policía, “hay déjalo el canal… nos pagara mejor”, mientras el otro policía le exigía 300 dólares, que si no conocía a alguien cerca de ahí que le prestara el dinero; que lo pensara bien, porque si no lo iban a sacar en el noticiero y esto le haría daño, a lo que la víctima les dijo que podía ir al cajero del supermercado a retirar el dinero para entregárselos.

Los agentes accedieron, pero se quedaron con la tarjeta de circulación, licencia de conducir  y la credencial de médico diciéndole a la víctima que cuando les diera el dinero le regresarían los documentos, cuando la víctima se dirigía para el Mega Selectos le llamo a un amigo para contarle lo sucedido y este amigo le dijo que mejor llamara al 911, es así como la victima llama al Sistema de Emergencias y les informa lo sucedido, posteriormente se baja del vehículo y se esconde, los agentes policiales estaban esperando que él llegara con el dinero a entregárselos a una gasolinera frente a Unicentro.

Los imputados al ver que la víctima tardo, llegaron a buscarlo al supermercado, la víctima como se encontraba escondida podía observar los movimientos de los agentes, al lugar se hizo presente otra patrulla al mando de una sargento; quien coordino con la patrulla que acosaba a la víctima para que llegaran al lugar, reconociéndolos la víctima y encarándolos les dijo que ahí les llevaba el dinero, además le dijo a la Sargento que ellos tenían sus documentos los cual entregaron procediendo a la deteniendo de los agentes, haciéndoles saber todas las garantías y derechos que la ley les confiere.

Durante la Vista Púbica desarrollada en el Tribunal de Sentencia de San Salvador, la Fiscalía presentó evidencias, donde el testimonio de la víctima fue el principal elemento de prueba con la que el juez, emitió sentencia condenatoria de tres años de prisión para cada imputado, con reemplazo de la pena por trabajo de utilidad pública.

Ver más notas de:

MÁS NOTAS DE INTERÉS