Condena de 20 años de cárcel por Homicidio Agravado en Grado de Coautoría

Soledad Menjivar; agosto 11, 2016

coyotes

Sonsonate. Pedro Antonio García, alias “Toño Jicalapa” y Manuel de Jesús Perdomo Hernández,  conocido como “Manuel”, fueron sentenciados a cumplir una pena de prisión de 20 años, luego de que el Juez de Sentencia de Sonsonate, los encontrara culpables de la muerte de una persona, hecho ocurrido en el municipio Santa Isabel Ishuatán, del departamento de Sonsonate.

La Unidad de Delitos relativos a la Vida e Integridad Física de la Oficina Fiscal de la ciudad de  Sonsonate, confirmo que Pedro Antonio García alias “Toño  Jicalapa”, y  Manuel de Jesús Perdomo Hernández conocido como “Manuel”, enfrentaron el delito de Homicidio Agravado en Grado de Coautoría, en perjuicio de Juan Carlos López.

La vista pública se instaló el 8 de agosto del presente año, en el Tribunal de Sentencia de Sonsonate, durante el desarrollo del juicio, el fiscal del caso fundamento la acusación con diferentes tipos de prueba, documental pericial y testimonial, donde toda la evidencia ofertada fue fundamental para declarar culpables a los dos imputados.

El testigo protegido de clave “Jonas”, expreso en su declaración que  el 4 de noviembre de 2014,  el  se dirigía a pescar al rio de Apancoyo,  ubicado dentro de la finca el Sitio, Cantón Atiluya, Municipio de Santa Isabel Ishuatán, del departamento de Sonsonate;  agrega que al llegar al tablón conocido como la Huertas, escucho ruidos en la que pateaban hojas secas y murmuraban unas personas.

Al mirar al lugar de donde provenía el ruido, observo a dos hombres  los cuales portaban corvos en sus manos a quienes conoce como “Toño Jicalapa”, y el otro como “Manuel”,  llevaban a empujones  a un joven que  identifica como “Juan Camaney”, por lo que el testigo al ver que lo iban empujando decide ocultarse en un árbol de bálsamo.

Posteriormente escucha un quejido y a la vez escucha filazos (refiriéndose que le pegaban con un corvo), ese momento observa que ambos hombres le daban con el corvo a la víctima, el testigo se asusta y se retira del lugar, sin dar a la aviso a la Policía, por temor a represarías, agrega que se dio cuenta que 15 días después el mandador de la finca, dio aviso a la policía, que en dicho lugar se encontraba un fallecido.

Ver más notas de:

MÁS NOTAS DE INTERÉS