Asaltante condenado a ocho años de cárcel en Ahuachapán

Soledad Menjivar; abril 19, 2017

Ahuachapán. Fiscales de la Unidad de Delitos de Patrimonio Privado y Propiedad Intelectual de la oficina Fiscal de Ahuachapán, lograron que se decretara una sentencia condenatoria de ocho años de prisión,  por el delito de Robo Agravado, previsto y sancionado en los artículos 212 y 213 No. 2 del Código Penal, en perjuicio de la víctima protegida clave “Melisa”, hecho ocurrido sobre la calle que conecta los cantones de Garita Palmera y Cara Sucia, del municipio de San Francisco Menéndez, el 2 de julio de 2014.

El jefe de esta oficina Fiscal, Cristobal Hernández, detalló que el acusado Juan Antonio Morales Calderón o Irene Guzmán de Paz, de 30  años de edad, de nacionalidad Guatemalteca, fue acusado penalmente por el delito de Robo Agravado, y enfrentó a la justicia en la vista pública en el Tribunal de Sentencia de Ahuachapán.

Durante la audiencia los fiscales asignados, hicieron desfilar una serie de pruebas de tipo documental, pericial y testimonial de la víctima protegida clave “Melisa”, donde todas las evidencias fueron  admitidas por el Juzgador,  dictando la sentencia condenatoria contra Juan Antonio Morales Calderón o Irene Guzmán de Paz,  de ocho años de cárcel, por el delito de Robo Agravado.

En el Informe de la Investigación Consta que en el día y lugar arriba detallados, se conducía la víctima protegida “Melisa”, abordo de su vehículo, cuando observó a dos sujetos, los cuales vestían con uniforme policial, entre ellos el imputado, quienes le realizaron señal de alto, por lo que de inmediato detuvo la marcha y el imputado Juan Antonio Morales Calderón, se le acercó a la puerta y le dijo que se bajara, porque le revisarían el vehículo, llevándola para la parte de atrás del vehículo, mientras que el otro sujeto desconocido revisaba el interior del vehículo.

Seguidamente la víctima pregunta al imputado que era lo que pasaba, sacándole de inmediato una pistola que portaba en la cintura y le dijo que era un asalto, exigiéndole que le entregara el dinero; obedeciendo la víctima y le entregó  la cantidad de 5,000.00 dólares más 325.00 quetzales, luego el imputado y el otro sujeto se dan a la fuga en otro vehículo, no sin antes amenazarlo de muerte si avisaba a la policía, pese a ello, la víctima decide denunciar el hecho el mismo día del robo.

 

 

 

 

Ver más notas de:

MÁS NOTAS DE INTERÉS